Ir al contenido principal

La ingenuidad de la década de los 70




6-La ingenuidad de la década de los 70

-Percepción. ¿Podemos creer en lo que vemos?

#TertuliasCiencia. “Los engaños de la mente” capitulo2



Voy a seguir resumiendo, a mi manera, el libro que estamos leyendo en #Tertulias de ciencia, que como sabréis lo que se han atrevido a leerme en anteriores entradas, estamos comentando Los Engaños de la mente de S.L. Macknik y S. Martinez-Conde. Clicad en las letras grises si queréis saber mas.

En el segundo capítulo, los autores nos siguen hablando de las ilusiones/percepciones visuales, en concreto de la prestidigitación (del latín praestus : rápido, y digitus: dedo). Nos cuentan que hay cientos de trucos y que habitualmente se hace de cerca, a poca distancia del espectador. Algunos se centran en distraer la atención del que mira, y otros, en aprovechar los puntos flacos de nuestro sistema visual.  
Lugo se centran en un caso que ocurrió a principios de la década de 1970. Aunque niña, recuerdo la expectación que provocó en los medios. Me refiero a Uri Geller el hombre que doblaba cucharas, hacia que los relojes de pararan o fueran más deprisa, usaba la telepatía para leer dibujos y convencía a la gente de sus poderes sobrenaturales.


Fue un momento de nuestra historia en que tal vez, se debido a la paranoica guerra fría, en al que se creía que la CIA podía usar percepción extrasensorial o los espías enemigos podían acceder a nuestros secretos más íntimos a través de la telepatía. Una época el que la mayoría de las personas, contagiadas unas de otras, se dejaron seducir por el pensamiento mágico, como los típicos del New Age, el tarot, el I Ching, el poder de los cristales, la astrología, y una infinidad de formas de crecimientos personal en armonía con el planeta. Así que no es de extrañar que Geller embaucara a millones de personas. Incluso llego a decir que aquellas proezas eran gracias a poderes que le habían dado unos extraterrestres. El pensamiento mágico es un terreno muy resbaladizo, a veces inofensivo, pero puede resultar peligroso. Esa “ilusión” terminó cuando James Randi demostró que Uri Geller era solo un simple mago que sabía como engañarnos.



Pero a parte de razones históricas y culturales como llego a engañarnos tan fácilmente. Si nos centramos en el truco de las cucharas, hay que decir que existen “conceptos psicológicos importantes que contribuyen a que nos convenzamos falsamente de que las cucharas están rectas cuando en realidad ya las había doblado. El primero de ellos es lo que los científicos especializados en visión denominan <completado amodal>, el proceso según el cual un objeto que aparece parcialmente escondido detrás de un segundo objeto se verá en su
totalidad, aunque se encuentre oculto." Por ejemplo el cazador que es capaz de calcular, a simple vista, la medida del ciervo escondido detrás de un matorral y del que solo se ven las nalgas y patas traseras y disparar un certeramente. El cerebro del cazador ha dibujado un mapa de tres dimensiones del modelo biológico del ciervo, y ha supuesto, desde el punto de la percepción, que aspecto y tamaño ha de tener el animal.

De la misma forma creemos ver que el mago ha cortado en dos a una persona, ya que el mago nos ha hecho creer que la caja está hueca y el deseo de nuestro cerebro de continuidad hace el resto
La buena continuidad es genial

“La buena continuidad es el proceso por el cual nuestro cerebro hace que las cosas parezcan completas a partir de información escasa.”
Cuando estamos esquiando y miramos la pista llena de nieve primavera, nuestro cerebro no se dedica a analizar cada cristal de hielo, cada copo, no tenemos suficientes células en la retina para eso. Con un pequeño trozo de pista blanca en la retina ya rellenamos el resto pudiendo bajar esquiando sin problemas.

Cuando se encierra en una habitación a una persona sin ningún estímulo visual y auditivo, su mente empezara a alucinar. (En según qué cárceles, el peor castigo es el aislamiento) “El cerebro no sabe comportarse cuando el nivel de información que recibe es cero, y por eso inventa su propia realidad. Lo importante de este experimento es que el cerebro crea su propia realidad tanto si recibe información real como si no. En ausencia


de entrada sensorial, las maquinaciones que realiza nuestro cerebro continúan a pesar de todo.

Recordemos siempre que cuando un parapsicólogo, un sanador espiritual, un médium o charlatán aseguran
poder desafiar las leyes de la naturaleza, detrás siempre se esconde una ilusión, sea visual, auditiva o cognitiva.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Que es una Ligubia?

Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto, según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, hibrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
La podremos cultivar en l…

La singularidad del CE67

— Hola, buenas tardes — saluda.
      — Buenas tardes. ¿Qué número ocupaba?
      — Mostrador veintitrés.
      — Son trece wayermetios con cincuenta y cinco. Deme la tarjeta.  — le dice mientras le acerca el holograma que previamente ha tecleado en la impresora.
      — Un momento por favor, no la encuentro — contesta desencajado.
      — No está permitido ir sin tarjeta — dice molesto el cajero —. Encuéntrela rápido.
    Introduce sus torpes manos en todos los agujeros de su atuendo color blanco y negro, uno por uno. Vacíos, no hay tarjeta. Se extraña. La lleva siempre consigo como establecen las ordenanzas.
     — No la llevo encima --por fin se atreve a decir —. Mañana la traigo para que la pueda validar.
     — Es una falta grave. Tendré que avisar a seguridad.
     — ¡Venga ya!, me conoces — implora —. Vengo cada día a la misma hora.
     — No sé quién eres, no te conozco — le contesta impasible el cajero
     — Mírame a los ojos — suplica —. Te saludo antes y después de abastecerme.…

Un cuento sobre la Luna

Voy a contaros un cuento. Un cuento originario del sur de África perteneciente a la tradición del pueblo san, y que nos cuenta el origen de la Luna. Historia que he interpretado y os relato a mi manera.
Erase una vez una hermosa mujer que yacía muerta cerca de la orilla del río Cunene. Era de noche y la Luna acariciaba su infecundo cuerpo con su luz amarillenta protegiéndola de los carroñeros. La luna reflejaba la palidez vítrea de la mujer confiriendo a la escena un extraño significado.
Un anciano intensamente conmovido, pensó que había que preservar la belleza del momento. Y que en la otra orilla del río el cadáver estaría protegido por las rocas que estaban cubiertas por el resbaladizo musgo. Así que convocó a los animales del bosque y les preguntó quién de ellos quería encargarse de pasar al otro lado a la Luna y al cuerpo de la mujer, ya que él era demasiado viejo para hacerlo.   
La tortuga con la lentitud que la caracterizaba se ofreció a llevar a la primera. La colocó entre su pa…