Ir al contenido principal

El café






Puso en marcha los rituales diarios un poco antes de lo habitual; salió a la calle oliendo a desodorante, con la ropa interior limpia y repeinado. Ya había dejado de esperar que la vida lo sorprendiera con alguien especial, pero siempre decía que estar detrás de un mostrador le obligaba a cuidar su aspecto.

Miguel rozaba los cincuenta y no se había casado nunca. Un hombre al que la vida había convertido en un solitario al que le asustaban las mujeres. Un par de novias en su juventud que lo abandonaron, las juergas nocturnas con compañeros de trabajo que siempre terminaban en algún mugriento prostíbulo, y poco más, lo fueron moldeando introvertido y tristón.

Estaba llegando una hora antes a la ferretería y no quería abrir todavía. Se pasaba diez horas allí dentro, cada día, atendiendo a gente que no tenía nada que ver con él. Necesitaba un café. Entró en un bar alejado del trabajo. No quería que le reconociera algún cliente y tener que empezar el postureo antes de tiempo. Pidió el café y se sentó en una mesita al lado del ventanal que daba a la calle.

-Un día precioso –se dijo con un suspiro.

El sol que le daba en la cara se le antojó desvergonzado, y echó hacia atrás la silla para alejarse de la indiscreta luz. El estratégico movimiento le permitió ver con detalle la calle y distraer su mente con la actividad matinal de los vecinos.

Allí estaba esa mujer otra vez. Se había fijado en ella un día en que entró en la tienda: se dio un paseo por la exposición, lo saludó con un movimiento de cabeza y se fue. Desde entonces se la encontraba por todas partes.

El color rosa siempre le había parecido cursi y hasta rancio, pero a ella le sentaba bien la blusa. Y ese bolsito colgado del antebrazo del mismo color, que parecería ridículo en otra mujer, a ella le daba un aspecto juvenil y aéreo. Solo el peso del collar de colores que resbalaba con gracia por el escote parecía mantenerla tocando el suelo. Larga cabellera oscura con flequillo, vaqueros estrechos y glúteos planos. Le gustaban las mujeres sin demasiadas curvas, le parecían más elegantes.

Ensimismado en la contemplación de la mujer no se había percatado que se dirigía a donde estaba él, que iba entrar en el bar. Instintivamente bajó la mirada queriéndose esconder, como de niño, cuando le pillaban haciendo una travesura. Contuvo la respiración un buen rato.

Cuando recuperó el aliento no pudo evitar levantar la vista y mirar. La vio sentada en la barra, mirándole. Le saludó con su gracioso golpe de cabeza, que esta vez acompañó con una sonrisa.

Captada la señal y como si le hubieran inyectado coraje directo en vena, él se levantó y se dirigió a la barra.

-Buenos días, ¿me permites que te invite a un café? - pregun.

-Buenos días. Pues sí, estaré encantada, gracias -contestó ella con una voz profunda de barítono, discordante con su aspecto vulnerable.

Fue entonces cuando se fijó en la nuez de su cuello y, en lugar de sentir repelús, como hubiera esperado, le pareció el órgano más sensual que había visto jamás. Y comprendiendo de golpe que siempre lo había sabido, le devolvió una sonrisa que lo prometía todo.
 


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Que es una Ligubia?

Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto, según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, hibrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
La podremos cultivar en l…

Un cuento sobre la Luna

Voy a contaros un cuento. Un cuento originario del sur de África perteneciente a la tradición del pueblo san, y que nos cuenta el origen de la Luna. Historia que he interpretado y os relato a mi manera.
Erase una vez una hermosa mujer que yacía muerta cerca de la orilla del río Cunene. Era de noche y la Luna acariciaba su infecundo cuerpo con su luz amarillenta protegiéndola de los carroñeros. La luna reflejaba la palidez vítrea de la mujer confiriendo a la escena un extraño significado.
Un anciano intensamente conmovido, pensó que había que preservar la belleza del momento. Y que en la otra orilla del río el cadáver estaría protegido por las rocas que estaban cubiertas por el resbaladizo musgo. Así que convocó a los animales del bosque y les preguntó quién de ellos quería encargarse de pasar al otro lado a la Luna y al cuerpo de la mujer, ya que él era demasiado viejo para hacerlo.   
La tortuga con la lentitud que la caracterizaba se ofreció a llevar a la primera. La colocó entre su pa…

La singularidad del CE67

— Hola, buenas tardes — saluda.
      — Buenas tardes. ¿Qué número ocupaba?
      — Mostrador veintitrés.
      — Son trece wayermetios con cincuenta y cinco. Deme la tarjeta.  — le dice mientras le acerca el holograma que previamente ha tecleado en la impresora.
      — Un momento por favor, no la encuentro — contesta desencajado.
      — No está permitido ir sin tarjeta — dice molesto el cajero —. Encuéntrela rápido.
    Introduce sus torpes manos en todos los agujeros de su atuendo color blanco y negro, uno por uno. Vacíos, no hay tarjeta. Se extraña. La lleva siempre consigo como establecen las ordenanzas.
     — No la llevo encima --por fin se atreve a decir —. Mañana la traigo para que la pueda validar.
     — Es una falta grave. Tendré que avisar a seguridad.
     — ¡Venga ya!, me conoces — implora —. Vengo cada día a la misma hora.
     — No sé quién eres, no te conozco — le contesta impasible el cajero
     — Mírame a los ojos — suplica —. Te saludo antes y después de abastecerme.…