Ir al contenido principal

Arte vivo: El gnomo



El olor a desinfectante la tiene mareada desde que llegaron y ese color blanco, en todo lo que la rodea, la perturba. Lleva rato observando por la ventana como se despierta la ciudad sin soltar la pequeña mano de Andrés, se repite que solo hay que esperar, que todo va bien.
Vuelve la mirada hacia su hermano pequeño que duerme plácidamente; le pasa la mano por su cabecita y le besa en la frente; se sorprende que huela todavía a leche, pero es que hace poco que dejó de ser un bebé.  Entonces percibe moviendo de dedos entre los suyos; quiere salir al pasillo y avisar, pero no se atreve a dejarlo solo.
--¡Enfermera! --grita --¡Enfermera!
Una de las sanitarias entra corriendo, le recuerda que tiene el botón rojo para llamar y así no molestar a los otros pacientes.
--¡Mi hermano se está despertando! --le dice, mientras sella sus labios con la mano, excusándose por chillar.
--No pasa nada, no le suelte la mano y háblele.  Es posible que se sienta algo desorientado y le duela la cabeza; es importante que la vea a usted a su lado. Yo estaré cerca y si quiere algo presione el botón, por favor.
A Mariana le gusta hacer de canguro de su hermano cuando sus padres están de viaje por trabajo. Desde que se independizó lo echa en falta, así que se lo lleva a su casa y esos días se convierten en una fiesta para los dos. Le susurra en la oreja lo mucho que le quiere; que no está en casa pero que no ha de asustarse.
--Hola valiente, ¿me oyes? --Le pregunta al ver que sus pequeños párpados se esfuerzan por despegarse.
El niño con los ojos entreabiertos escudriña el entorno y advierte la botella que cuelga sobre su cabeza con los tubos de goma canalizando el suero hasta el catéter insertado en su brazo, y mira a su hermana interrogativo.
--!Hola! --le dice ella con ternura --.Fuimos de excursión a la montaña, te caíste por un terraplén y te perdimos ¿recuerdas?
--Si… creo que si, tropecé --le contesta --. Me duele -- dice tocándose la frente mientras vuelve a explorar con la mirada la habitación--. ¿Dónde está? --pregunta.
--¿Querrás de decir, dónde estoy? Estás en el hospital, tardamos en encontrarte. Te diste un golpe y perdiste el conocimiento pero ya pasó, todo está bien.
--¿Dónde está? --repite el niño.
--Ya te he dicho que estás en el hospital tienes un gran chichón, Andres.
--¡¿Dónde está, él?!
--¿De quien hablas?
--¡Del gnomo! Mi amigo se cuidó de mí en el bosque.
--¿De que amigo hablas? ¿Del socorrista que te encontró?
--No, no.. del gnomo. Cuando me caí cerré los ojos y al abrirlos allí estaba; me traía un caramelo de nata y me sonreía. Es un ser pequeño vestido de amarillo con sombrero verde. ¿Dónde está?¿Lo has visto?
--Los gnomos no existen hermanito.
--Yo lo vi, de verdad…, lo vi... -- y como si se le agotaran las pilas de golpe se duerme con un gesto de felicidad en el rostro.
Convencida de que su hermano todavía está conmocionado, y a punto de pulsar el botón rojo entra en la habitación el socorrista que lo encontró en el bosque interesándose por el pequeño. Mariana le explica que todas las pruebas han salido bien y los médicos han llegado a la conclusión de que solo ha sido una pequeña conmoción y un gran susto.
--Pero --le dice visiblemente preocupada --, mi  hermano cuenta que un gnomo le dió un caramelo,  está convencido de ello.  No se que pensar, ¿tal vez viste a alguien por allí?
Entonces el hombre se ríe con una carcajada tan desmesurada que a Mariana le parece del todo ofensiva.
--¡Oye, un poco más de respeto, que es solo un niño que ha pasado por una mala experiencia!
--Disculpa, no me malinterpretes, es que Andrés está diciendote la verdad.
--¿Cómo? --le pregunta con los ojos abiertos como platos.


Pues si, lo que vió Andrés en la montaña fue una flor llamada Calceolaria uniflora y el pensamiento mágico del niño hizo el resto. Esta flor se puede encontrar en tierra del fuego en sudamérica. Es tan rara que la hace bonita. Charles Darwin ya se la encontró en sus viajes y nos habló de ella en sus libros.

 
 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Que es una Ligubia?

Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto, según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, hibrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
La podremos cultivar en l…

Un cuento sobre la Luna

Voy a contaros un cuento. Un cuento originario del sur de África perteneciente a la tradición del pueblo san, y que nos cuenta el origen de la Luna. Historia que he interpretado y os relato a mi manera.
Erase una vez una hermosa mujer que yacía muerta cerca de la orilla del río Cunene. Era de noche y la Luna acariciaba su infecundo cuerpo con su luz amarillenta protegiéndola de los carroñeros. La luna reflejaba la palidez vítrea de la mujer confiriendo a la escena un extraño significado.
Un anciano intensamente conmovido, pensó que había que preservar la belleza del momento. Y que en la otra orilla del río el cadáver estaría protegido por las rocas que estaban cubiertas por el resbaladizo musgo. Así que convocó a los animales del bosque y les preguntó quién de ellos quería encargarse de pasar al otro lado a la Luna y al cuerpo de la mujer, ya que él era demasiado viejo para hacerlo.   
La tortuga con la lentitud que la caracterizaba se ofreció a llevar a la primera. La colocó entre su pa…

La singularidad del CE67

— Hola, buenas tardes — saluda.
      — Buenas tardes. ¿Qué número ocupaba?
      — Mostrador veintitrés.
      — Son trece wayermetios con cincuenta y cinco. Deme la tarjeta.  — le dice mientras le acerca el holograma que previamente ha tecleado en la impresora.
      — Un momento por favor, no la encuentro — contesta desencajado.
      — No está permitido ir sin tarjeta — dice molesto el cajero —. Encuéntrela rápido.
    Introduce sus torpes manos en todos los agujeros de su atuendo color blanco y negro, uno por uno. Vacíos, no hay tarjeta. Se extraña. La lleva siempre consigo como establecen las ordenanzas.
     — No la llevo encima --por fin se atreve a decir —. Mañana la traigo para que la pueda validar.
     — Es una falta grave. Tendré que avisar a seguridad.
     — ¡Venga ya!, me conoces — implora —. Vengo cada día a la misma hora.
     — No sé quién eres, no te conozco — le contesta impasible el cajero
     — Mírame a los ojos — suplica —. Te saludo antes y después de abastecerme.…