Ir al contenido principal

Vida microscópica por serendipia


A Anton le había dolido la maldita muela del juicio durante toda la noche, por lo que había dormido de forma discontinua. Se prometió acercarse, ese mismo día, a casa de su amigo boticario para que le diera su opinión. Sin embargo, le pudo más la curiosidad.
       Se vistió con la bata y bajó al estudio sin dejar de escarbar el diente con un bastoncillo. Como de costumbre colocó las ventanas de manera que la luz reflectara en su escritorio. Escogió uno de sus pequeños microscopios del cajón derecho de su escritorio, y se dispuso a montar la nueva lente que había pulido con enormes dosis de paciencia. Se proponía examinar si era cierta la exquisitez de la nueva seda natural que le había llegado la semana anterior. A la vez que anhelaba comprobar si la nueva lente era mejor que las anteriores.
       Siguió hurgando entre los dientes. Cuanto más profundizaba entre sus molares más parecía que apaciguaba el dolor. De pronto el bastoncillo se introdujo en un agujero de entre dientes desprendiendo un trozo de placa dental que se quedó adherida en su lengua. Recogió los restos de placa con las puntas de sus dedos y se le ocurrió examinarlo a través del microscopio que ya tenía montado. Quiso saber que aspecto tendría ampliado. Y descubrió, con considerable asombro, a unos animalitos diminutos que se movían de un modo muy hermoso, tan juntos que parecían un enjambre de moscas o mosquitos. 
      Anton van Leeuwenheck era la primera persona que observaba un microorganismo.

Con este microrelato participo como #polivulgador , en la iniciativa de @hypatiacafe para el mes de abril sobre #PVserendipia


Para saber más sobre : 
-La persona de Anton van Leeuwenhoek : Wikipedia
-Los primeros microscopios : Investigación y ciencia 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Que es una Ligubia?

¿Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, híbrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
               Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
          …

La singularidad del CE67

— Hola, buenas tardes — saluda.
      — Buenas tardes. ¿Qué número ocupaba?
      — Mostrador veintitrés.
      — Son trece wayermetios con cincuenta y cinco. Deme la tarjeta.  — le dice mientras le acerca el holograma que previamente ha tecleado en la impresora.
      — Un momento por favor, no la encuentro — contesta desencajado.
      — No está permitido ir sin tarjeta — dice molesto el cajero —. Encuéntrela rápido.
    Introduce sus torpes manos en todos los agujeros de su atuendo color blanco y negro, uno por uno. Vacíos, no hay tarjeta. Se extraña. La lleva siempre consigo como establecen las ordenanzas.
     — No la llevo encima --por fin se atreve a decir —. Mañana la traigo para que la pueda validar.
     — Es una falta grave. Tendré que avisar a seguridad.
     — ¡Venga ya!, me conoces — implora —. Vengo cada día a la misma hora.
     — No sé quién eres, no te conozco — le contesta impasible el cajero
     — Mírame a los ojos — suplica —. Te saludo antes y después de abastecerme.…

Jude Milhon

No esperaba que Judith Milhon me sorprendiera. Me llegó su expediente un lunes por la mañana, y el juicio se celebraba al siguiente. Soy abogado de oficio por tradición familiar, no por vocación. Así que prefiero los casos sencillos y los cargos de desobediencia civil suelen serlo. Sería rápido y ayudaría a engrosar mi currículo.       El martes por la mañana fui a visitarla sin leerme el expediente. Solo las fichas policiales de sus arrestos; el primero por allanamiento en 1965. Durante los años que llevaba en la profesión, no había conseguido acostumbrarme al pesado ruido que hacían las sucesivas puertas de la prisión del estado al irse cerrando tras de mí. Imaginaba que un día se me iban a quedar allí dentro por error. Me sudaban las manos y el aire se volvía espeso. Mi exmujer, atribuía esos síntomas a que no me gustara mi trabajo. Decía, con sorna, que hubiera tenido que ser pajarero en lugar de abogado, por mí afición a los canarios.      Le pedí al celador que esperara un poco a…