Ir al contenido principal

Patricia Bath


Agradecí que la cama del hospital fuera mullida y amplia. Desde la operación no había podido dormir. Me torturaba no poder moverme. Y ese olor a desinfectante me aturdía.
          Su visita lo alteró todo. Llevaba dos décadas en absoluta oscuridad. Resignado a las tinieblas y a vivir en las calles; a sobrevivir de la caridad. Una segunda oportunidad, una nueva vida dijeron. Que me operarían gratis. Querrán algo cambio pensé. Y, además, ¿y si no funciona? Sería como volver a perderlo todo. Que confiara dijeron. Que confiara… ellos no han vivido en el asfalto.
          En mi juventud trabajé en una ferretería. Postrado en la cama, y sin poder moverme, intentaba distraer mi mente recordando los nombres de las herramientas, la métrica de los tornillos, de los tacos o la tabla de conversión a pulgadas. El reposo fue desolador.
           —Buenos días, Deion —me saludó la doctora con su agradable voz—. Llegó el gran momento. Voy a sacarte todo esto.
           Noté cómo manipulaba las vendas que protegían mis ojos. Su dulce perfume. Sus manos expertas. Me sentí desfallecer. Mi corazón ardió y golpeó mi pulso. Iba a estallar. Me agarré con fuerza a la silla donde me habían sentado. Y clavé mis uñas en los reposabrazos de madera.
           —No abras los ojos de golpe —me advirtió con dulzura—, llevan mucho tiempo a oscuras. Primero confórmate en disfrutar de la luz que atraviesa tus párpados. Es la señal de que hemos extirpado con éxito las cataratas. No corras. Yo te avisaré.
           Tal como dijo los primeros rayos de luz atravesaron mis párpados y llegaron a mis pupilas. Me invadió la emoción, y pensé que el milagro se había producido. Me hubiera conformado con eso, con un teatro de sombras. Y esperé intranquilo su señal para poder abrir los ojos. El júbilo se fue apoderando de mí mientras ella seguía trasteando.
             —Ábrelos muy, muy despacio y si te es doloroso ciérralos con suavidad. Verás algo borroso, date tiempo, ¿vale?
             Así fue al principio, solo claroscuros. Todo se movió a mi alrededor sin control. Me mareé. Luego, despacio, las imágenes se fueron definiendo.
             —Qué bonita sonrisa tiene usted, doctora Bath.
             —Es la alegría que me produce verte feliz, Deion.
             —Doctora, ¿es usted negra?  
             —Si, soy de Harlem como tú.
             —¿No le han dicho nunca que es usted valiente; toda una guerrera? Mi heroína...
             —Gracias, Deion… jajaja
             —Gracias a usted por devolverme la vista, y con ella mi dignidad. ¿Puedo abrazarla, doctora?
             —Si.


Este microrrelato participa en la iniciativa de @hypatiacafe sobre #PVenfermedad



ESTE MICRORRELATO ESTA INSPIRADO EN PATRICIA BATH 
https://en.wikipedia.org/wiki/Patricia_Bath

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Que es una Ligubia?

¿Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, híbrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
               Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
          …

Jude Milhon

No esperaba que Judith Milhon me sorprendiera. Me llegó su expediente un lunes por la mañana, y el juicio se celebraba al siguiente. Soy abogado de oficio por tradición familiar, no por vocación. Así que prefiero los casos sencillos y los cargos de desobediencia civil suelen serlo. Sería rápido y ayudaría a engrosar mi currículo.       El martes por la mañana fui a visitarla sin leerme el expediente. Solo las fichas policiales de sus arrestos; el primero por allanamiento en 1965. Durante los años que llevaba en la profesión, no había conseguido acostumbrarme al pesado ruido que hacían las sucesivas puertas de la prisión del estado al irse cerrando tras de mí. Imaginaba que un día se me iban a quedar allí dentro por error. Me sudaban las manos y el aire se volvía espeso. Mi exmujer, atribuía esos síntomas a que no me gustara mi trabajo. Decía, con sorna, que hubiera tenido que ser pajarero en lugar de abogado, por mí afición a los canarios.      Le pedí al celador que esperara un poco a…

Alice augusta Ball (III Fin)

(viene de la parte II)
En la sede del periódico nos atendieron con amabilidad. Me sorprendí de que nos llevaran directamente al despacho del director. Pensé que se habrían confundido, pero no iba a protestar. —Pasen, pasen —indicó con diligencia el joven con tejanos y chaqueta azul. Entramos en una oficina confortable pero no opulenta, presidida por una ventana que daba a al jardín.  Frente la ventana, la mesa, y a sus espaldas una librería, saturada de archivadores. —Buenas tardes. Me han dicho que es usted del departamento de asuntos culturales de la facultad Manoa. ¿Cómo dice que se llama? —Buenas tardes —saludé—. Soy Kathlyn Takara y esta es mi alumna Pua Ulucau. Nos sentamos delante de él. La mesa estaba repleta de carpetas de colores, con desorden ordenado. —¿Qué desea saber de mí padre, Kathlyn? —¿Su padre? —pregunté sorprendida mirándole directamente a los ojos y, la boca abierta. —Sí, el periodista que firmó el artículo sobre Alice Augusta Ball, “La heroína de Hawái” —soltó con una…