Ir al contenido principal

La teniente Hopper (segunda parte)


(viene de la primera parte)

             —A partir de ese día mi abuelo paterno se interesó por mí —sigue —. Me enseñó a jugar al ajedrez. Me llevaba a museos y salíamos a hacer excursiones topográficas por Nueva York. Fue él quien vio mi potencial, e insistió en que estudiara matemáticas. A mí —sigue—, sobre todo, me gustaban las emocionantes historias que me contaba de su padre, mi bisabuelo, que fue almirante de la armada de los Estados Unidos.
          —¿Tu bisabuelo fue militar? —pregunta Peter alejándose un poco para poder mirarla en perspectiva en tono burlón —. Ahora sé de dónde viene tu don de mando.
          Los dos se ríen a gusto un buen rato mientras inician otra partida de seducción y caricias. A ella le gusta la sonrisa de ese hombre.
          —¡No, para Peter! Tengo que contártelo —ordena tajante.
           Le cuenta cómo su abuelo le explicaba los viajes que hizo el bisabuelo. Todos los países que pisó, uno por uno, y la gente que conoció y que tal vez amó. Eran historias tan emocionantes que le excitaban hasta tal punto que luego, una vez en casa, no podía dormir leyendo relatos de piratas hasta el amanecer.
           —¿Te excitaban más que yo?
           Grace se limita a mirarlo de soslayo para asegurarse de que ve su media sonrisa, y sigue.
           —Me imaginaba a mi bisabuelo luchando contra los piratas, navegando por inhóspitos mares. ¡Hasta quise ser una pirata infiltrada! En esas historias yo podía ser lo que quisiera. Era feliz...y ahora no lo soy, Peter. —Cierra los ojos un instante, y su rostro se endurece.
            Peter abre la boca con la intención de replicar, pero ella se lo impide sellando con un dedo esos labios que tanto le gusta besar.
            —Amo a mi marido, amo la escuela, mi profesión, amo las matemáticas... a ti. Pero no tengo suficiente para seguir levantándome cada mañana.
            A su pesar, Peter comprende a Grace. Las ataduras a que están sujetas las mujeres no van con ella. Es un ser ingobernable.
           —Le he pedido el divorcio a Vincent.
           —Ven a vivir conmigo. No pondré condiciones.
—No, no es posible. Está esta maldita guerra… que lo ensucia todo —lamenta Grace—. Me he alistado en la armada.

Así lo hizo. Grace Hopper se unió a las fuerzas armadas en plena Segunda Guerra Mundial, se graduó la primera de su clase en 1944 y con el rango de teniente. Fue enviada a Harvard para trabajar en el proyecto de computación llamado Mark I. Grace inventó el lenguaje para computadoras COBOL.
               Permaneció soltera durante el resto de su larga vida, que no sola. Y en las mesas de sus numerables despachos siempre ondeaba una bandera pirata en miniatura.


Este cuento participa en la iniciativa de @hypatiacafe del mes de diciembre, sobre el tema #PVinventos. Me he basado  en la vida de Grace Murray Hopper 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Que es una Ligubia?

¿Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, híbrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
               Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
          …

Jude Milhon

No esperaba que Judith Milhon me sorprendiera. Me llegó su expediente un lunes por la mañana, y el juicio se celebraba al siguiente. Soy abogado de oficio por tradición familiar, no por vocación. Así que prefiero los casos sencillos y los cargos de desobediencia civil suelen serlo. Sería rápido y ayudaría a engrosar mi currículo.       El martes por la mañana fui a visitarla sin leerme el expediente. Solo las fichas policiales de sus arrestos; el primero por allanamiento en 1965. Durante los años que llevaba en la profesión, no había conseguido acostumbrarme al pesado ruido que hacían las sucesivas puertas de la prisión del estado al irse cerrando tras de mí. Imaginaba que un día se me iban a quedar allí dentro por error. Me sudaban las manos y el aire se volvía espeso. Mi exmujer, atribuía esos síntomas a que no me gustara mi trabajo. Decía, con sorna, que hubiera tenido que ser pajarero en lugar de abogado, por mí afición a los canarios.      Le pedí al celador que esperara un poco a…

Alice augusta Ball (III Fin)

(viene de la parte II)
En la sede del periódico nos atendieron con amabilidad. Me sorprendí de que nos llevaran directamente al despacho del director. Pensé que se habrían confundido, pero no iba a protestar. —Pasen, pasen —indicó con diligencia el joven con tejanos y chaqueta azul. Entramos en una oficina confortable pero no opulenta, presidida por una ventana que daba a al jardín.  Frente la ventana, la mesa, y a sus espaldas una librería, saturada de archivadores. —Buenas tardes. Me han dicho que es usted del departamento de asuntos culturales de la facultad Manoa. ¿Cómo dice que se llama? —Buenas tardes —saludé—. Soy Kathlyn Takara y esta es mi alumna Pua Ulucau. Nos sentamos delante de él. La mesa estaba repleta de carpetas de colores, con desorden ordenado. —¿Qué desea saber de mí padre, Kathlyn? —¿Su padre? —pregunté sorprendida mirándole directamente a los ojos y, la boca abierta. —Sí, el periodista que firmó el artículo sobre Alice Augusta Ball, “La heroína de Hawái” —soltó con una…