Ir al contenido principal

E.O.WILSON Y MIS AMIGOS

E.O.WILSON Y MIS AMIGOS
----------------------------------------
El libro de E.O.Wilson "Consilience" es uno de esos libros que impactan. Despues de haberlos leído no eres la misma y nunca mas lo volverás a ser. Ha modificado nuestro cableado. Muchos de vosotros sabéis de lo que hablo.
Cuando encuentras una joya de este tipo quieres, ilusionada, comunicar tu hallazgo, compartir ese descubrimiento que ha provocado una excitación sin par en tus neuronas. También sabéis de lo que hablo.

Leí este párrafo de Wilson a unos amigos en una cena : " En la actualidad, la gran divisoria dentro de la humanidad no es entre las razas, o las religiones, ni siquiera como se suele creer, entre los cultos y los analfabetos. Es el abismo que separa las culturas cientificas de las precientificas. Sin los instrumentos y el saber acumulado de las ciencias naturales(física, química, biología), los seres humanos están atrapados en una prisión cognitiva." Me pareció una buena manera de empezar una conversación.

La reacción de mis amigos me sorprendió ó no, pero me planteó dudas. Ahí va su comentario. " Es solo una creencia, en este sentido nada a decir, pero nosotros no lo vemos así" . Aquí se termino su razonamiento. Creencia? tal vez, pero razonada les dije. Entonces les conté una historia que había leido, en no se donde, para intentar explicar el concepto que tiene  Wilson de las culturas precientificas y el por que son como peces dentro de una pecera dándose de bruces constantemente contra el cristal que no pueden ver.

La historia es como sigue. En el pacifico sur , durante la segunda guerra mundial, las tropas estadounidenses montaron bases militares. Esas islas estaban habitadas por nativos que nunca habían tenido contacto con occidente y su tecnología. Vivían como lo hacían las sociedades prehistóricas. Cuando estos hombres descubrieron a los occidentales con sus aviones, se asombraron, lógico. Pero no se limitaron a admitir que no tenían ni idea de lo que estaban viendo y que lo mejor seria investigar concienzudamente que eran esos aparatos extraños y como funcionan, no señor!  Nuestro instinto nos inclina a rellenar lo que ignoramos con relatos , mitos , los llamados "cultos de cargo" . Su mente creyó que los soldados eran dioses y cuando se fueron después de la guerra crearon ritos, bailes, canciones, para hacer que volvieran. Por lo visto todavía en nuestros días, si visitas esos lugares se pueden encontrar grupos que rinden culto a los dioses voladores, que no eran mas que soldados estadounidenses con sus aviones. Ningún nativo ha sabido nunca quien eran en realidad esos dioses , ni ha sabido nunca nada de aerodinámica, que es lo que hace que los aviones se suspendan, como enormes pájaros, en el cielo. Si les preguntáramos si es posible conocer a sus dioses probablemente nos dirían que no es posible. (Eso es cultura precientífica)

 A esos hombres y también a nosotros , nos cuesta aceptar nuestra ignorancia porque nos provoca incertidumbre. Nuestra mente esta programada para crear y relatar historias para apaciguar la angustia existencial que provoca la incertidumbre del no saber
Frente a la naturaleza y sus incógnitas que nos quedan por descubrir, somos como esos hombres de las Islas del Pacífico. Podemos vivir como ellos sin saber o podemos aceptar nuestra ignorancia junto la incertidumbre que conlleva y ponernos a investigar concienzudamente usando el método científico, que es la mejor arma que hemos tenido hasta ahora. Seguiré contándoos.



Comentarios

  1. Felicitats pel teu article. Molt ben treballat i redactat.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen ejemplo Cristina! Y cómo te fue con tus amigos? Los convenciste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Martin, no.... Sigo insistiendo y buscando maneras de llegar a ellos 😊

      Eliminar
    2. Jaja te entiendo, a mí varias veces me ha pasado lo mismo. Lo bueno es que también hay gente que sí comparte esa visión sobre la importancia de preguntarse las cosas y no solo creerlas sin pruebas. Y mientras haya diversidad de opiniones y tolerancia, se supone que es lo mejor!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un pozo llamado tristeza

Me tenía acostumbrada a no descolgar el teléfono. Pero esta vez llevaba quince días desconectado o fuera de cobertura. Empecé a preocuparme y volví a presionar el telefonillo verde de mi móvil, pero nada. Me puse el abrigo y salí en dirección a su casa. Toque el timbre y abrí la puerta con la llave que se resignó a darme después de mucho insistir. La casa estaba fría. Olía a agrio y a caca de gato. No pude evitar una arcada de asco. No me gustan los gatos, ni la suciedad. − ¡Tía Luisa!− la llamé, mientras entraba haciendo ruido para no asustarla. La encontré tirada durmiendo en el sofá rodeada de latas de cerveza y con la bata abierta dejando sus muslos al descubierto. A pesar de la indecorosa escena afloraba belleza de su cuerpo dolorido de tanto vivir. − ¡Luisa...!, ¡tía…!, despierta vas a resfriarte. No has encendido la calefacción y hace un frío de muerte esta semana. − No importa – contestó, mientras hacía un esfuerzo para incorporarse cubriéndose las piernas con tardío pudor. −Pues …

Que es una Ligubia?

Que es una LIGUBIA?

Me he inventado un hermoso y sabroso transgénico, políticamente incorrecto, según para quien, pero sumamente tentador. Os presento a mi LIGUBIA, hibrido entre higo y alubia, ¿os lo imagináis? Me pregunte qué genes serian recesivos y cuales dominantes, cuál sería su fenotipo, si necesitaría mucha agua para sobrevivir o si sería mejor árbol que arbusto. Tenéis que verme en el laboratorio, activando y desactivando genes.
Preferiblemente mejor crear un arbusto mediano, el Ligubial, ya que el árbol de tipo higuera pierde productividad, debido a sus grandes raíces. Sera un arbusto con hojas de verde intenso, carnosas y con algo de pelusilla. Soportará el calor y la falta de agua, propiedad de la familia de los ficus a la que pertenecen las higueras. Nos ira bien que sea fuerte, porque hay que enfrentarse al destructivo calentamiento global. También será resistente a las enfermedades y a las plagas que normalmente sufre la judía, pero no el higo.
La podremos cultivar en l…

Mujeres, Sarah Boone

Me plantée aportar mi granito de arena a este once de febrero y escribir alguna cosa sobre una mujer de la que nunca hubiera oído hablar. ¡Hay tantas y tan olvidadas!, que tardé mucho en decidirme por una. El tiempo que me llevó sirvió para guardar una larga lista en mi blog de notas que, con placer, iré descubriendo poco a poco. Elegí a Sarah Boone por ser la primera mujer afroamericana en obtener los derechos de patente de un invento y en una época terrible. Recordareis que no antes de terminar la guerra de secesión americana en 1865, no se abolió la esclavitud en el sur de Norteamérica, y Sarah nació en febrero de 1832 en el condado de Craven, Carolina del Norte, cerca de la ciudad de New Bern, en plena zona esclavista. Nuestra ingeniosa protagonista con quince años se casó, en noviembre de 1847, con un liberto llamado James Boone con el que tuvo ocho hijos. Me pregunté si ella también había sido liberada, o tuvo la opción de comprar su libertad, pero no encontré información al respe…